Nutrición

Comestibles y ejercicios para la artritis

La alimentación es un factor esencial en el desarrollo de la artritis; bastantes personas aprecian una mejora  cuando se evitan comestibles como frutas cítricas, tomates, berenjenas, productos lácteos, tanto enteros como descremados; como carnes rojas, moras, azúcar, grasas, sal y cafeína. Evita asimismo todo tipo de carnes y pescados, cereales como el trigo, avena, centeno y maíz, huevos; nueces, café y patatas.

 

Se aconseja incluir en la dieta aceites poliinsaturados y suplementos de omega-3 , puesto que tienen un efecto ventajoso leve; como continuar una dieta vegetariana cruda, rica en antioxidantes y fibra. Con esta dieta se muestra meridianamente la minoración de la  rigidez de las articulaciones y el dolor en pacientes en tan solo 4 semanas.

Son seguros los próximos alimentos:

Arroz integral
Frutas cocidas o bien desecadas,como cerezas, arándanos, peras, ciruelas pasas, eludiendo los cítricos, plátanos, melocotones y tomates.
Verduras cocidas, de color verde, amarillo y naranja: alcachofas, espárragos, brócoli, acelgas, col rizada, lechuga, espinacas, judías verdes, calabazas, batatas, tapioca, y ñame.
Agua
Condimentos, como la sal en pequeñas cantidades, jarabe de arce y extracto de vainilla.
– Suplementos de ácidos grasos esenciales.

El ejercicio es  esencial para sostenerse saludable cuando se sufre artritis;  ayuda a robustecer los músculos y los huesos, aumentar la flexibilidad y la resistencia, y prosperar su sensación general de bienestar. El ejercicio regular para la artritis incluye 3 géneros de actividades: la flexibilidad y estiramientos, el fortalecimiento o bien de resistencia y ejercicios aeróbicos cardiovasculares.

Los ejercicios de flexibilidad protegen las articulaciones, dismuyen el peligro de lesión de la articulación y ayudan en el calentamiento; además de esto de liberar la tensión del cuerpo. Estas actividades  dismuyen la rigidez y son convenientes para efectuar por la mañana, a lo largo de quince minutos al día; son ventajosos los ejercicios de estiramiento de Tai Chi o bien yoga.

Los ejercicios de fortalecimiento resguardan las articulaciones de lesiones y asisten a moverse mejor.  Hay 2 géneros de ejercicios de fortalecimiento: isométricos y también isotónicos. Los primeros son buenos para las personas con artritis, puesto que trabajan por el endurecimiento de los músculos,  sin desplazar la articulación. Los ejercicios isotónicos, por su lado,  robustecen los músculos para desplazar la articulación. Se efectúan cada un par de días, tras el calentamiento, con ejercicios de flexibilidad.

El ejercicio cardiovascular emplea los músculos grandes del cuerpo con movimientos rítmicos y continuos, como sucede al caminar, danzar, nadar y caminar en bicicleta, entre otros muchos, haciendo que su corazón, pulmones, vasos sanguíneos y  músculos trabajen más eficazmente.

Mejoran la resistencia, dan huesos más fuertes, mejoran el sueño,  controlan el peso y reducen el estrés, la depresión y la ansiedad. Realízalo de tres a 4 veces a la semana a lo largo de treinta minutos cada una de las sesiones, pudiendo iniciar desde 5 minutos y prolongando las sesiones, conforme te vayas viendo más capaz.

Fuente Imagen ThinkStock. 

Añadir Comentario

Click aquí para dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *