General

Conoce las claves de la anestesia

El descubrimiento de la anestesia fue un avance esencial en la medicina y en el campo de la cirugía de forma especial. Este acto médico controlado deja operar a los pacientes sin dolor y sensibilidad táctil. Puede ser en parte o bien en todo el cuerpo y los 2 tipos más habituales son la general, en la que el paciente se halla dormido, y local, que solo se “duerme” la zona que se quiere operar.

Se ha probado que la anestesia general provoca que el cerebro del paciente entre en un estado muy semejante al coma, con lo que está “dormido”. En verdad, los primeros síntomas tras el despertar son muy similares, como es el caso de la respiración regular o bien la restauración del movimiento y el conocimiento.

La anestesiología es la especialidad médica que se hace cargo de que las constantes vitales muestren valores normales a lo largo de la operación. Para esto, observa la temperatura anatómico, la frecuencia cardiaca, la respiración y el funcionamiento adecuado de órganos como riñones y pulmones.

Por su parte, los fármacos que se administran al paciente son de 3 tipos: hipnótico, que inducen el sueño profundo del paciente; analgésicos, para suprimir todo género de dolor; y relajantes musculares, a fin de que el paciente no se mueva a lo largo de la intervención y facilitar la intubación anterior.

Al despertar de la anestesia, el paciente va recuperando poquito a poco el sentido, conforme va desapareciendo el efecto de la anestesia. En los últimos tiempos se ha reducido bastante el tiempo de reversión del bloqueo neuromuscular merced a medicamentos más avanzados como el Sugammadex.

Añadir Comentario

Click aquí para dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *