General Psiquiatría

De qué manera nos afecta el Otoño

Asociamos el otoñoa la vuelta al trabajo, a los estudios. Supone el punto y final de las vacaciones de verano. En verdad, bastantes personas se sienten decaídas y bajas de ética con el cambio de estación. Tanto es de este modo, que muchos especialistas califican esta sensación como depresión otoñal.

El otoño nos puede generar desmotivación, sensación de tristeza y energías bajas. Esto es debido a las peculiaridades propias de la estación como la vuelta a la rutina tras el verano, la reducción de horas de luz y la llegada del frío.

Los síntomas no son alarmantes y van desapareciendo cuando nos marchamos amoldando al cambio estacional. En algún caso, aparte de los síntomas convocados, pueden generarse perturbaciones en el sueño, desajustes alimentarios o irritabilidad. En todo caso, no hay que alarmarse en tanto que es pasajero. Si bien, en caso de que estos cambios los sufra una persona con tendencias a la depresión, sí es conveniente estar en alarma.

Las horas de luz solar afectan mucho al cerebro y a las hormonas. En dependencia de la luz, el cerebro manda órdenes a determinadas hormonas, sobre todo la melatonina, encargada de regular el sueño, la sensación de apetito y la temperatura del cuerpo. Si dismuyen las horas de sol, la producción de melatonina es mayor. Al tiempo, reduce la cantidad de otra hormona llamada serotonina, que se relaciona con el estado de ánimo. Cuanta más alta sea la melatonina, la producción de serotonina se reduce. Esto explica el bajonazo de ánimos.

El estado de ánimo bajo puede provocar desequilibrios en la alimentación. Bastantes personas tienden a comer demasiados comestibles con altas calorías, lo que puede producir problemas digestivos, subida de peso o bien empachos. No obstante, otras personas reaccionan al contrario con una pérdida de apetito. Sea como sea el caso, los especialistas en alimentación aconsejan comer comestibles sanos ricos en hierro y comenzar los días con un buen desayuno a pesar de la desgana.

Fuente imagenthinkstock.

Añadir Comentario

Click aquí para dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *