Tratamientos

Dolor de cadera: síntomas y tratamientos

Las personas de todas y cada una de las edades son susceptibles a sufrir dolor en la cadera, como los pequeños y los atletas, mas si hay alguien de ser susceptible a sufrir inconvenientes de cadera, son las personas mayores, que tienen un mayor peligro de desarrollar artritis y osteoporosis en la cadera.

Hay muchas causas de dolor en la cadera, como discos herniados, desajustes de la columna vertebral, tendinitis, ciática, dolor de espalda, bursitis, artrosis y otras condiciones degenerantes relacionadas con la edad, cambios en la manera de pasear, fracturas, infecciones óseas y articulares, y obesidad.

El dolor de cadera es un dolor sueco y fuerte, que puede ir acompañado de ardor o bien dolor irradiado que se desplaza por la pierna. Además de esto el dolor de cadera puede incluir entumecimiento, hormigueo y tirantez.

El dolor de cadera puede aparecer estando en reposo, de pie, sentado o bien al caminar; puede estar asociado al dolor de espalda, ciática y dolor muscular.

Para aliviar el dolor de cadera, se emplean los próximos tratamientos:

Hielo, que hace que los vasos sanguíneos se contraigan,  lo que reduce el flujo de sangre, y ayuda a supervisar la inflamación, el espasmo muscular y el dolor.

Calor, que hace que los vasos sanguíneos se dilaten, lo que aumenta el flujo de sangre y ayuda a  agregar nutrientes curativos y el oxígeno.

Terapia de ultrasonidos, que usa ondas sonoras de alta frecuencia para llegar a dolores musculares y otros tejidos de más de 2 centímetros, que se hallan bajo la superficie de su piel, lo que ayuda a quitar la zona dolorida y traer  sangre rica en nutrientes y oxígeno.

Electroestimulación, que manda  impulsos al cerebro para calmar el dolor.

Masaje del tejido blando, que reduce el dolor y el espasmo, ayudando a relajar los músculos,  limpiando el área de irritantes que provocan la inflamación, a través de la integración de un nuevo suministro de oxígeno y sangre rica en nutrientes.

– Movilización articular, que efectúa cambios de presión y movimientos de las articulaciones para asistir a lubrificar las superficies de la articulación, y de este modo calmar la rigidez y reducir el dolor.

Tracción, ayuda con el dolor articular y múscular.

Añadir Comentario

Click aquí para dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *