General Nutrición

El alcohol, un enorme contrincante de la dieta

Siempre que se empieza régimen alimenticio para perder esos kilogramos de más que nos sobran, se pone singular cuidado en los alimentos que se toman, reduciendo aquellos que tienen altos contenidos en grasas, hidratos de carbono y asimismo los hipercalóricos. Del mismo modo, se empieza a tomar mayor cantidad de aquellos comestibles recomendados para perder peso, por su bajo contenido en grasas y calorías, como pueden ser las verduras, legumbres, fruta…

Se trata de mudar la conducta alimenticia que se ha llevado hasta ese momento, buscando una dieta equilibrada y variada, que aporte asimismo todos y cada uno de los nutrientes precisos para el adecuado funcionamiento del organismo. Si se es incesante, los resultados empiezan a apreciarse en poquísimo tiempo, con una reducción del peso y del índice de masa anatómico. Resulta esencial asimismo efectuar ejercicio para no perder masa muscular y sostener el cuerpo en forma.

Pero a veces, hay diferentes agentes externos o bien factores que pueden frenar los resultados positivos, con la consecuente desesperación de la persona que ve como su esmero no tiene los frutos deseados.  Una de las causas más frecuentes que producen que no haya una recomendable pérdida de peso y grasa, pese a estar cumpliendo las pautas señaladas por el médico especialista en materia de nutrición y actividad física, es el consumo de alcohol.

Muchas veces no se presta atención a este factor, y hay que tener en consideración que el alcohol aporta bastantes calorías en la enorme mayoría de bebidas y, además de esto, se quedan atascadas en nuestro organismo como grasa, con el agravante de que no aporta nutrientes al cuerpo. De ahí que, si siempre y en todo momento es fundamental reducir, e inclusive suprimir, el consumo de alcohol mientras que siempre y en todo momento por los daños que genera en nuestro organismo, con más razón si nos hallamos efectuando una dieta.

No todos las clases de alcohol y bebidas aportan exactamente las mismas calorías, de ahí que es asimismo esencial conocer sus diferentes tipos y su aporte calorífico. En la próxima lista se muestran las cantidades de calorías por cada cien ml en las bebidas con alcohol más esenciales. Hay que tener en consideración que ciertas de ellas pueden aun a llegar aportar más calorías, en tanto que se acostumbran a entremezclar con otras bebidas.

Aguardiente: doscientos veintidos calorías

Anís: doscientos noventa y siete calorías

Coñac: doscientos cuarenta y tres calorías

Cerveza: 45

Crema de menta: trescientos setenta y dos calorías

Cava o bien champagne: sesenta y cinco calorías

Ginebra: doscientos cuarenta y cuatro calorías

Licor de café: trescientos treinta y seis calorías

Licores dulces: trescientos ochenta y tres calorías

Ron: doscientos cuarenta y cuatro calorías

Sidra: cuarenta y dos calorías

Vino blanco: ochenta y cinco calorías

Vino rosado: setenta y cuatro calorías

Vino tinto: sesenta y cinco calorías

Vino fino: ciento veinticuatro calorías

Vodka: ciento veinticuatro calorías

Whisky: doscientos cuarenta y cuatro calorías

Añadir Comentario

Click aquí para dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *