Embarazo y Maternidad

Embarazadas y niños: precauciones ante la ola de calor

Con las elevadas temperaturas que estamos viviendo estos días, el Servicio Meteorológico Nacional Argentino lanzo una alerta “Roja” por la intensa ola de calor.

Ante esta situación es imprescindible tomar algunos recaudos sobre todo las mamas embarazadas o con niños pequeños, para evitar complicaciones como la deshidratación, la hipotensión el desvanecimiento, los mareos.

La mama al estar embarazada necesita un mayor aporte de líquidos,  sin embargo ante esta situación de muucho calor la embarazada debe aumentar la cantidad de liquido que ingiere aun si no tiene sed. Se entiende por líquidos: agua fresca, jugos frescos, infusiones frescas (ejemplo tereres, muy común en mi zona).

La dieta debe ser ligera con mayor aporte de sodio, para mantener la presión arterial estable. Esto no es valido para las mamas que son hipertensas.

 

Recomendaciones para toda la familia:

Resguardarse del sol, sobre todo en horarios que van de las 10 a las 16 hs.

Si es muy necesario salir al sol, usar sombreros de ala ancha que cubran el rostro.

Usar siempre factor de protector solar 15 o superior. Yo he comprado para mis hijos de 60.

Usar ropa clara y holgada.

Consumir frutas, verduras y cualquier alimento fresco.

Evitar las bebidas alcohólicas, las muy dulces y las infusiones calientes.

Tomar líquidos a toda hora.

Bañarse con frecuencia.

Evitar actividades al sol.

Los niños deben permanecer en lugares frescos y ventilados.

Si tienes niños menores de 2 años y son lactantes ofrecerles el pecho mas seguido.

 

****En el caso de la aparición de síntomas como mareos o desvanecimiento, el ministerio de Salud recomendó:

•  Acostar a la persona afectada en un lugar fresco, bajo techo y ofrecerle una bebida rehidratante. También se le puede colocar agua fría en sus muñecas. Pero nunca se les debe dar infusiones calientes ni muy dulces.

• Ante otras manifestaciones de alerta como dolor de cabeza, sensación de fatiga, sed intensa, náuseas y vómitos, calambres musculares, convulsiones, sudoración -que cesa repentinamente-, somnolencia y respiración alterada, es fundamental concurrir rápidamente a la consulta médica en el centro de salud más cercano.

Añadir Comentario

Click aquí para dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *