Nutrición

Las bebidas azucaradas favorecen la obesidad

La popularidad de las bebidas azucaradas y gaseosas es tan alta como la polémica que provocan sobre los efectos desfavorables que genera su consumo sobre la salud. Desde hace mucho tiempo, se hallan en el ojo del huracán por la publicación de abundantes estudios que han comprobado que su consumo excesivo y prolongado tiene serias consecuencias para la salud.

Además de toda esta lista de efectos negativos sobre la salud, se ha probado que su consumo frecuente provoca inconvenientes de sobrepeso, puesto que son bebidas ricas en azúcares y la presencia de sodio provoca retención de líquidos. De ahí, que sea un factor de peligro de sufrir obesidad.

Tres nuevas investigaciones publicadas en The New England Journal of Medicine ponen de manifiesto, con pruebas claras y definitivas, que las bebidas azucaradas son uno de los primordiales causantes del preocupante incremento de la obesidad en todas y cada una de las edades. Un problema médico pública que no hay que tomar a la ligera, en tanto que se ha transformado en una epidemia a nivel del mundo.

La obesidad es un factor de peligro de padecer enfermedades en el futuro, muerte prematura y discapacidad en la edad adulta. Además, los pequeños con sobrepeso padecen contrariedades respiratorias, mayor peligro de fracturas, hipertensión, presentan marcadores tempranos de enfermedad cardiocascular, inconvenientes sicológicos y resistencia a la insulina.

El sedentarismo, una dieta inadecuada y la educación son los factores clave cuando charlamos en este alarmante acreciento en el porcentaje de personas obesas. En este sentido, las bebidas azucaradas son uno de los culpables de esta nueva epidemia del siglo veintiuno. En numerosos países, como es el caso de USA, han pasado a ser el primer comestible de aporte calorífico. Además de esto, de ser realmente pobres en nutrientes y riquísimas en azúcares, se acostumbran a asociar con el consumo de comestibles salobres y comidas veloces. Una dieta poquísimo ventajosa para la salud y que acarrea una serie de enfermedades como la diabetes tipo dos, enfermedades coronarias y también hipertensión.

Uno de los estudios efectuados por la Escuela de Salud Pública de Harvard prueba que hay una total relación entre la ingesta de bebidas azucaradas y una predisposición genética a la obesidad y al peligro de sufrir de obesidad. Además, se apunta que los efectos dañinos de estas bebidas son mayores en las personas que presentan una mayor predisposición genética.

En terminante, estos nuevos 3 estudios alertan sobre los peligros de estas bebidas azucaradas y sobre la necesidad de limitar su consumo, mentalizar a la sociedad y fomentar hábitos de vida saludables.

Añadir Comentario

Click aquí para dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *