Piel Tratamientos

Precision TX, tratamiento que suprime la papada y flaccidez del semblante

El estilo de vida sedentario, el sobrepeso, la genética o bien el propio paso del tiempo acarrea una serie de cambios en nuestro cuerpo. Tratándose del semblante, la flacidez y la papada son los inconvenientes más frecuentes, afectando de igual manera a hombres y a mujeres. No obstante, los avances en cirugía y estética dejan quitar estos inconvenientes anti-estéticos que producen malestar en las personas que los presentan. Aunque no es una perturbación de la salud, empeora el autoestima puesto que deslustra la apariencia.

La acción del láser deja derretir los acúmulos de grasa y generar colágeno, lo que se traduce en mejoras significativas en el cuello, en el contorno facial y genera el estiramiento de los tejidos. Más tarde al tratamiento, el contorno continua mejorando a lo largo de los 6 meses siguientes.

Además de progresar la calidad de vida del paciente, es un procedimiento veloz y ligerísimamente invasivo, ambulatorio y que solo requiere anestesia local. Deja suprimir de forma terminante la papada y la flaccidez del semblante en una sola sesión de menos de una hora.

Durante el procedimiento se trata el exceso de tejido graso en la zona a través de la técnica de láserlipolisis administrando calor controlado para disolver la grasa. Esta va a ser extraída así sea a través de masaje o bien a través de una aspiración a baja presión. Finalizado este procedimiento, se dirige la cánula a la superficie interna de la piel donde se hallan las fibras de colágeno avejentadas y se procede a depositar un calor controlado que va a producir un proceso de reparación que genera colágeno nuevo mejorando calidad de la piel.

El láser Cellulaze así como la cánula Precision TX cuenta con dos sistemas de seguridad que garantizan el control por la parte del médico de todo el proceso. Por una parte, ThermaGuide, un sensor de temperatura desarrollado para señalar los grados que existen en todo instante bajo el tejido y de este modo asegurar la seguridad y eludir cualquier peligro de quemadura. Este dispositivo notifica en todo instante al médico de la temperatura interna bajo tejido y se detiene al lograr los grados que se le programen. Y, por otro, el Thermasense, un dispositivo de control de movimiento; si el médico detiene el láser en el tejido, este deja de producir luz láser conservando de esta forma la seguridad del paciente.

Añadir Comentario

Click aquí para dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *